Los sistemas estandarizados se caracterizan por estar basados en placas o piezas de dimensiones concretas. Cada uno de esos sistemas responde a una serie de necesidades y estilos siendo lo suficientemente versátil para adaptarse a prácticamente cualquier edificio.